Make your own free website on Tripod.com

Standard y Generalidades del Alaska Malamute

El Alaskan Malamute era criado por una tribu de inuit llamada mahlemiut. El significado de la palabra mahle es desconocido, pero se sabe que miut significa "pueblo de". Por tanto se puede interpretar mahlemiut como pueblo de Mahle. Siguiendo la fonética inglesa, la dicción se transforma luego en Malamute. Esta tribu vivía en Alaska, una gran región que antiguamente formaba parte del imperio y que fue vendida a Estados Unidos en 1867 por 7.200.000 dólares. La zona habitada por el pueblo de los Malamute era la denominada del Kotzebue Sound, un territorio comprendido entre dos grandes ríos: el Kobuk y el Noatak. Los hombres y mujeres de la tribu de los mahlemiut (Malamute) eran muy apreciados entre las demás tribus inuit por su coraje, su orgullo y su habilidad en la caza y en la pesca. En su aspecto físico eran algo distintos a los demás inuit, al parecer por cierto parentesco suyo con las tribus indias; eran algo más altos y proporcionados, con rostros más finos y narices más pequeñas. Vivían sobre todo de la pesca, a lo largo de las costas y los ríos, y de la caza del caribú, cuyas migraciones estacionales seguían. Según parece, trataban a sus perros con particular atención y afecto en comparación con las demás tribus inuit. Estos perros eran famosos por su belleza y por sus características de fuerza y resistencia, que hacían de ellos óptimos elementos para el tiro. Eran, en general, más grandes y potentes que los demás perros nórdicos, con aspecto similar al lobo y grandes y suaves colas llevadas sobre el dorso.

Testigos de la época cuentan que entre 1870 y 1880, aproximadamente, los caribúes, por razones inexplicables, cambiaron sus habituales recorridos migratorios quitándoles así a las tribus Malamute una importante fuente de sustento. En estas condiciones las familias ya no podían permitirse mantener grupos de perros formados por más de dos o tres ejemplares: testimonios de la época hablan de hombres, mujeres e incluso niños que ayudaban a sus perros a tirar de los trineos. En esta situación la población comenzó a disminuir y la misma suerte corrieron sus perros.

Tres fueron las principales líneas de sangre que dieron origen al Alaskan Malamute: la Kotzebue, la M¨loot y la llamada tercera línea, conocida también como Hinmann o Hinmann-Irwin por el nombre del propietario de los perros. Las dos más importantes numéricamente, pero también la tercera tuvo una notable influencia en la raza.

A la línea Kotzebue pertenecían los primeros Malamutes registrados por el A.K.C. (American Kennel Club), los que habían servido para estudiar el estándar y habían proporcionado un primer "stock" homogéneo para el reconocimiento de la raza. Eran en general, de tala inferior a los sucesivos M´loot, tenían hermosas cabezas anchas, con orejas generalmente pequeñas y bien implantadas; tórax de barril bien desarrollado, patas traseras muy bien anguladas y un movimiento desenvuelto y elástico. Tras el reconocimiento de la raza por parte del A.K.C. vino un período de apertura de los registros para inscribir a un número de perros suficiente para que se pudiese comenzar a criar y seleccionar la raza. Pero después de la segunda guerra mundial hubo que constatar que habían quedado poquísimos Malamutes registrados oficialmente. Así, el A.K.C. volvió a abrir las inscripciones durante un segundo período. Esta vez antes de ser registrados los perros eran sometidos a normas más severas: debían conseguir diez puntos de campeonato, es decir, obtener la puntuación necesaria para llegar a ser campeones en las exposiciones de belleza. Fue en este período cuando se registraron numerosos Malamutes de la línea M´loot/Hinmann.

La línea M´loot presentaba en general ejemplares de talla más grande, con cabeza más estrecha, hocico más afilado, orejas más largas y de nacimiento más alto, tórax más estrecho, patas traseras menos anguladas y un movimiento más rígido y saltante. Al cierre de las inscripciones por parte del A.K.C. se obtuvo así un "stock" heterogéneo de perros con los que criar, que daba la posibilidad a los criadores de seleccionar, trabajando sólo con líneas puras de sangre o combinándolas entre sí, un tipo propio de Malamute de tipo diferente. Hoy en día podemos ver en nuestras exposiciones Malamutes de tipo diferente. Sólo analizando su historia, remontando sus pedigrees hasta los orígenes podemos entender qué herencia han transmitido sus antepasados a nuestros actuales ejemplares y deducir de ello qué intentos deberemos hacer para seleccionar ejemplares cada vez mejores. A partir del estudio de las distintas líneas originarias podremos saber qué valiosas características una línea más que otra y trabajar en la selección de nuestros para mejorarlos. Ahora, como antaño, los distintos tipos de Malamute que se han ido diferenciando con los años presentan características diferentes, pero ello no debe hacernos olvidar que cada criador creía en lo que estaba haciendo y que cada uno de los tipos tiene, sin duda, tanto cualidades como defectos. En el trabajo de selección el estándar debe ser un punto firme y esencial de referencia, al que hay que remitirse para verificar cuáles son las cualidades que hay que mantener y los defectos que deben eliminarse.

EL PRINCIPIO

En las primeras décadas del siglo XX en Estados Unidos fueron muchos los que sintieron la fascinación de las razas nórdicas y se apasionaron por ellas hasta el punto de comenzar a criarlas. Los perros de trineo se habían hecho famosos por sus hazañas y, agotada la fiebre del oro, cada vez con mayor frecuencia se organizaron competiciones de perros de trineo que en poco tiempo asumieron importancia nacional e internacional. En aquellos años las competiciones gozaron de un éxito de público sin precedentes, y muy pronto en torno a este interés floreció un sistema de apuestas con sumas exorbitantes. Con sus eufemismos, la fiebre del oro había hecho acudir a buscadores y aventureros de todos los rincones de la tierra, de forma que la población de aquella zona creación como nunca, mientras pueblos y pequeñas ciudades parecían surgir de la nada. De todas formas, el Norte seguía siendo un territorio duro e inhóspito donde durante mucho tiempo comunicaciones y transportes sólo eran posibles con trineos tirados por perros.

En aquellos años se hicieron famosos, e incluso legendarios, "mushers" como Scotty Allan, Leonard Seppala y Arthur Walden . La primera gran carrera, organizada en 1908, fue All Alaska Sweepstakes, 408 millas, de Nome a Candle y vuelta. Esta se fue repitiendo cada año mientras se iban añadiendo otras, hasta la que ya todo el mundo conoce: La Iditarod Trail Race, Anchorage a Nome. Esta competición se organizó por primera vez en 1973, en memoria de una hazaña llevada a cabo por perros y "mushers": en Nome (Alaska) había surgido una epidemia de difteria, pero no había suero suficiente para vacunar a la población. El único modo de transportar el suero hasta Nome desde Nenana era utilizar trineos tirados por perros. Era pleno invierno y las condiciones meteorológicas era prohibitivas por las violentas tormentas de nieve que azotaban la región. Hubo entonces que organizar un transporte mediante relevos: 20 "mushers" y 160 perros se repartieron el trayecto de 658 millas para llegar a Nome. A pesar de las enormes dificultades ( en esa estación sólo hay dos o tres horas de luz al día, las temperaturas bajan a -40º y más y el viento sopla hasta los 80 km. Por hora) el último trineo llegó a Nome sólo cinco días y medio después de la partida del primero, y de esta forma fue posible salvar a la ciudad de la epidemia. Gran parte del mérito de esta hazaña se debe a "togo" y "Scotty", jefes de jauría de Seppala, y a "Balto" el más famoso de todos ellos, que fue el perro que entró en "Nome" con su "musher", Kasson, llevando el suero con ellos. "Balto" llegó agotado y con las patas sangrando y, según contó Kasson, si no llega a ser por su perro no hubiese llegado, ya que más de una vez él quedo desmayado a causa del cansancio y las bajas temperaturas y fue el perro el que seguía el rastro hasta llegar a Nome. En honor de este perro se erigió en el Central Park de Nueva York una estatua en febrero de 1926 con el siguiente párrafo: "Dedicado al indomable espíritu de los perros de trineo que salvaron a la ciudad de Nome recorriendo más de 600 millas y sin desfallecer Orgullo-fidelidad-inteligencia".

¿POR QUÉ NOS GUSTAN LOS ALASKAN?

La necesidad hizo que el pueblo de Malamute realizara una estricta selección de unos perros que dio lugar a una raza cuyas cualidades físicas y psíquicas nos fascinan. La dureza del trabajo a la que eran sometidos hizo de ellos animales muy fuertes y con una gran resistencia a las condiciones ambientales adversas. El tener que convivir durante muchas jornadas completas con el hombre exigía que fueran perros equilibrados y en general con un inmejorable carácter. Su cercano parentesco con el lobo -lo cual salta a la vista- , su primitivismo, los hace atractivos no sólo para los amantes de la raza, ni siquiera del perro, sino para cualquier persona que guste de la naturaleza, ya que conservan sus instintos como ningún otro perro y por tanto su comportamiento ante las funciones vitales es como el de los animales salvajes: mucho más perfecto, atávico y tierno en muchas ocasiones. Si alguien ha criado una camada de Alaskan Malamute sabrá a qué nos estamos refiriendo. Desde el parto, con gran facilidad y destreza en la limpieza de los cachorros y corte del cordón umbilical, pasando por las muchas horas que pasan con su prole incluso cuando tienen bastantes días, tiempo en que la mayoría de las perras comienzan a estar hartas de tan cansada labor, hasta cuando los cachorros están destetados y tienen hasta varios meses de edad, período en que les facilitan la comida, juegan con ellos y los protegen sin darles el menor gruñido. Hemos criado camadas de otras razas, pero ninguna como está.

Toda esta serie de cualidades se traducen en una belleza en el sentido amplio de la palabra, austera y reflejo de una funcionalidad perfectamente desarrollada para un fin, y de una psicología equilibrada y amable con el hombre, así como de una impresionante dignidad. Son muchos los que piensan que es una lástima que esta raza, al igual que las otras razas nórdicas, hayan sido sacadas de su hábitat. Estaríamos de acuerdo con ellos si la utilidad de éstas se hubiese limitado a la de animales de compañía. Pero no hay que olvidar que para ellos están pensadas las carreras de tiro de trineo, consideradas como uno de los deportes más duros, realizándose recorridos de cientos de kilómetros a través de montañas nevadas. Los verdaderos amantes de esta raza sabemos de su necesidad de desplegar su vitalidad y nunca solemos criarlos en jaulas o tener un excesivo número de ellos, ya que el Malamute necesita de un amplio espacio vital y difícilmente aceptará vivir junto a otros ejemplares de fuerte temperamento (sobre todo en el caso de los machos). Su instinto les induce a la pelea para dominar, al igual que ocurre con los lobos en busca del establecimiento de una jerarquía. Su aspecto fornido y ágil a la vez hace el merecidamente llamado "locomotora de la nieve" un perro ideal para los amantes de la naturaleza y del deporte, cosas ambas que nos ofrece y exige. El Alaskan Malamute está perfectamente adaptado para una funcionalidad muy concreta: el tiro de trineo con cargas pesadas y soportando unas muy bajas temperaturas. Esta utilidad los hacía imprescindibles para la supervivencia de las tribus malhemutos, pero con los avances de la técnica los medios de locomoción por la nieve fueron evolucionando y esta actividad fue pasando a ser un deporte, primero limitado a sus zonas de origen hasta que en 1920 Arturo T. Waldon hace la primera exhibición de carros tirados por perros en América; desde entonces estas pruebas han ido alcanzando gran popularidad hasta convertirse el tiro de trineo en deporte internacional.

De todas las razas nórdicas el Malamute posee unas características propias para el tiro. Estas le vienen dadas por ser un perro poderoso bien construido, con pecho amplio y fuerte y cuerpo compacto, aunque no excesivamente corto, que lo hacen la raza más potente, fuerte y resistente, aunque no la más veloz. Está considerado como el perro tronco por excelencia cuando son varias las razas que componen el tiro. Un tiro formado exclusivamente por Alaskan Malamute será capaz de arrastrar pesadas cargas y mantener una velocidad que, si bien no es muy alta, sí será constante, sin verse afectada notablemente por los desniveles del terreno y pudiendo ser mantenida durante horas dada su enorme resistencia. Hemos expuesto brevemente algunas notas sobre el carácter, belleza y utilidad de nuestro amigo el Alaskan Malamute. Con ellas queremos expresar nuestra satisfacción por criar esta raza disipar en lo posible la mala prensa que han sufrido los perros nórdicos en cuanto a su carácter por parte de los adiestradores y propietarios que no han sido capaces de entender este carácter noble, independiente y digno heredado del lobo, y dejar constancia del binomio hombre-perro que esta raza nos permite establecer.

ESTÁNDAR OFICIAL DEL ALASKAN MALAMUTE

APARIENCIA GENERAL

El Alaskan Malamute, uno de los más antiguos perros de trineo del Artico, es un perro potente y bien construido, con pecho ancho y cuerpo fuerte y bien musculado. El Malamute se mantiene firme sobre sus patas, y esta posición le da la apariencia de mucha actividad y porte orgulloso, con la cabeza erguida y los ojos alerta, mostrando interés y curiosidad. La cabeza es ancha. Las orejas son triangulares y erguidas cuando está alerta. El hocico es grueso, disminuyendo ligeramente su anchura hacia la trufa. No es puntiagudo, ni largo, ni barbudo. El pelaje es denso, con una capa exterior de suficiente longitud para proteger la capa lanosa y submanto interior. Los Malamute son de diversos colores. Un rasgo característico son las marcas faciales. Consisten en un casquete sobre la cabeza, con el rostro limpio o marcado con una barra y/o máscara. El rabo es peludo, llevado sobre el dorso, tiene el aspecto de una pluma ondulante. El Malamute debe ser un perro de huesos fuertes, con patas firmes, buenos pies, pecho ancho y hombros potentes, y debe reunir todos los demás atributos físicos necesarios para el desarrollo efectivo de su trabajo. Su movimiento debe ser firme, equilibrado, infatigable y completamente eficaz. No debe ser concebido como un perro de trineo de carreras para competir en velocidad. El Malamute tiene una estructura para resistencia y potencia, y cualquier característica individual, incluido el temperamento, que interfiera en el cumplimiento de este propósito debe ser considerado como el más grave de los defectos.

TAMAÑO, PROPORCION, ESENCIA

Hay una franja de tamaño natural en la raza. El tamaño deseable para machos es de 25 pulgadas a la cruz y 85 libras de peso (63,5 cm. Y 39Kg. Aprox.). Las hembras, 23 pulgadas y 75 libras (58,5cm y 34kg.aprox.). Sin embargo el aspecto del tamaño no debe preponderar sobre el tipo, proporción, movimiento y otros atributos funcionales. En ejemplares juzgados iguales en tipo, proporción y movimiento debe preferirse a aquel más próximo al tamaño del estándar. El ancho del pecho es aproximadamente la mitad de la altura del perro a la cruz, siendo el punto más ancho justo detrás de las patas delanteras. La longitud del cuerpo desde los hombros hasta el final de la pelvis es mayor que la altura del cuerpo desde el suelo a lo alto de la cruz. El cuerpo no debe ser pesado y los huesos irán en proporción al tamaño.

CABEZA

La cabeza es ancha y fuerte, pero no basta ni pesada, y siempre en proporción al tamaño del perro. La expresión es dulce e indica una afectiva predisposición . Los ojos están colocados oblicuamente en el cráneo. Son marrones en forma de almendra y de tamaño mediano. Se prefieren los ojos oscuros. Los ojos azules son defecto descalificatorio. Las orejas son de tamaño mediano. Pero pequeñas en proporción a la cabeza. Son de forma triangular, ligeramente redondeada en las puntas. Se colocan separadas, en el borde exterior trasero del cráneo, en línea con la punta superior del ojo, dando la apariencia, cuando están levantadas, de emerger del cráneo. Las orejas erguidas apuntan ligeramente adelante, pero cuando el perro trabaja suele replegarlas contra el cráneo. Las orejas de implantación alta son un defecto. El cráneo es ancho y moderadamente redondeado entre las orejas, gradualmente estrechándose y aplanándose al acercarse a los ojos hasta las mejillas, que deben ser moderadamente aplanadas. Encontramos un ligero surco entre los ojos. La línea superior del cráneo y la del hocico muestran una pequeña ruptura descendente en línea recta a medida que se unen. El hocico es ancho y voluminoso en proporción al tamaño del cráneo, disminuyendo suavemente en amplitud y profundidad al ir acercándose a la trufa. En todos los colores del pelaje, excepto el rojo, la trufa, labios y contorno de ojos la pigmentación es negra. La pigmentación marrón se permite en los rojos. La pérdida parcial de color estacional o "nariz de nieve" se acepta. Los labios son ajustados. Las mandíbulas superior e inferior son anchas y con grandes dientes. Los incisivos cierran en tijera. El que sobresalga la mandíbula inferior o superior es un defecto.

CUELLO, LINEA DORSAL, CUERPO

El cuello es fuerte y moderadamente arqueado. El pecho está bien desarrollado. El cuerpo es de construcción compacta, pero no es corto. La espalda es recta y suavemente inclinada a la cadera. El lomo es duro y bien musculado. Un lomo largo, que puede comportar una espalda floja, es un defecto. El rabo es moderadamente inclinado y sigue la línea de la columna. Se lleva sobre la espalda cuando no trabaja. No es un rabo enrollado, ni reposa sobre el lomo, ni es de pelo corto como el de un zorro. El rabo del Malamute estará bien poblado y tiene la apariencia de una pluma ondulante.

CUARTOS DELANTEROS

Los hombros son ligeramente inclinados. Las patas tienen fuertes huesos y están musculadas, son rectilíneas hasta los cuartillos cuando se observan de frente. Los cuartillos son cortos y fuertes, ligeramente inclinados al observarse de perfil. Los pies son del tipo "zapato de nieve", apretados y anchos, con almohadillas bien alconchadas, dando apariencia de compactos y firmes. Los pies son anchos; los dedos ajustados y bien arquelados. Entre los dedos existe pelo protector. Las almohadillas son gruesas y suaves, y las uñas, cortas y fuertes.

CUARTOS TRASEROS

Las patas traseras son anchas y muy musculadas en los muslos; rodillas moderadamente curvadas; las articulaciones de los corvejones son moderadamente curvadas y sueltas. Visto desde atrás, las patas se colocan y mueven en línea con las patas delanteras, ni muy juntas ni muy separadas. Los espolones en las patas traseras no son deseables y deben ser extirpados poco después del nacimiento.

PELO

El Malamute tiene un espeso y áspero pelaje exterior, ni largo ni suave. El subpelo es denso, de 1 a 2 pulgadas de profundidad (de 2,5 a 5,8 cm, aprox.), oleoso y lanoso. El manto exterior varía en longitud según sea el subpelo. El pelo es relativamente de corto a medio en los lados del cuerpo, aumentando en longitud al acercarse a los hombros y al cuello, bajando por la espalda, sobre la grupa, en la parte trasera de las patas y en la cola. Los Malamute suelen tener el pelo más corto y menos denso durante los meses de verano. Debe presentarse en exposiciones naturalmente. Los recortes de pelo no se aceptan, a excepción de aquellos que den un aspecto limpio a los pies.

COLOR

Los colores habituales van del gris claro a través de sombreados intermedios hasta el negro, arena y sombreados de arena hasta rojo. Las combinaciones de colores son aceptables en el subpelo, puntos y reflejos. El único color completo permitido es el totalmente blanco. Siempre encontramos blanco, predominando en la parte inferior del cuerpo, parte de las patas, pies y parte de las marcas de la cara. Una llama blanca en la parte delantera de la cabeza y/o collar o estrella en la nuca es atractiva y aceptable. El malamute es uniforme, y los colores quebrados extendiéndose por el cuerpo o salpicados, son indeseables.

MOVIMIENTO

El movimiento del Malamute es firme, equilibrado y potente. Es ágil a pesar de su talla y construcción. Visto de perfil, los cuartos traseros muestran una fuerte mancha que se transmite por un bien musculado lomo a las patas delanteras. Los cuartos delanteros reciben la dirección desde atrás con una suave amplia zancada. Visto desde el frente o de atrás las patas se mueven en una línea, ni separadas ni muy juntas. Al trote rápido los pies convergen en la línea central del cuerpo. Un movimiento artificial o cualquiera que no sea eficaz e infatigable debe ser penalizado.

TEMPERAMENTO

El Alaskan Malamute es un perro afectuoso y amigable. No es un perro de un solo dueño. Es un compañero leal y devoto, juguetón cuando se le invita a ello y generalmente impresionante por su dignidad en la madurez.

EN RESUMEN

Importante: Al juzgar Malamutes su función como perro de trineo para cargas pesadas en el Artico debe ser considerada sobre todo lo demás. El grado en que un perro sea penalizado dependerá de cuanto aquél se desvíe de la descripción del ideal Malamute y de cuanto aquel defecto en particular vaya a afectar las aptitudes de trabajo del perro. Las patas del Malamute deben demostrar una inusual resistencia y tremendo poder de propulsión. Cualquier indicio de debilidad en patas y pies delanteros y traseros en estático o en movimiento debe considerarse como un defecto muy grave. Estos defectos serán pies aplastados, corvejones de vaca, malos cuartillos, hombros rectos, falta de angulación, movimiento artificial (o cualquiera que no sea equilibrado, sólido y enérgico), fragilidad, poca profundidad, pesadez, ligereza de hueso y proporciones en conjunto pobres. Descalifica: ojos azules.

EL CARACTER DEL ALASKAN MALAMUTE

Quiero dirigir este artículo a las personas que se sientan atraídas por esta raza y no la conocen lo suficiente, pues al final el carácter de una raza es lo que hace interesante o no para uno. Lo primero que hay que tener en cuenta es que el Alaskan Malamute es un perro primitivo. Es de las razas más cercanas al lobo y menos alteradas por el hombre, que sólo en los últimos tiempos ha seleccionado un carácter más suave para hacerlo compatible con la vida actual. En consecuencia, el Alaskan Malamute es un perro de exterior, que necesita mucho movimiento y espacio. Es un perro de gran actividad, con una enorme capacidad para fugarse, lo que obliga a tener cercados sin fallos, pues el activo cerebro del Alaskan encontrará o hará un resquicio para huir. Por otro lado, dada la forma de vida esquimal y nómada y compartiendo todo, no es una raza de protección , pero sí deberá de alertar ante cualquier peligro, por lo que puede ser un buen perro de alerta, que avisará a su dueño de algo extraño con esa voz suya tan propia que es la combinación de aullido y ladrido. Que quede claro que no es un perro para guarda y defensa; no es ladrador y considera en general a todos los hombres como amigos. Como consecuencia de su antigua vida, es un perro con fuerte instinto de manada, lo cual origina frecuentes agresiones con otros animales. Además, los machos son muy competitivos y agresivos con otros machos, por lo que no pueden alojarse juntos. Si va a tener un Alaskan en un piso, las hembras son mucho más manejables y obedientes, y dentro de la casa estorban poco y se evitará las peleas con otros perros en sus paseos diarios. Esta raza adora la compañía de la gente, y tiene unas enormes dosis de lealtad, cariño y disposición al trabajo, lo que hacen del Alaskan un buen perro casero. Es increíblemente cariñoso con los niños, hasta con los desconocidos, y les encanta acompañarlos a todos lados. Debido a su independencia, lo que es una seguridad para sí mismo y para su amo en el tiro de trineo, el Alaskan tiene fama de cabezota intratable entre la gente que no lo conoce o no se ha tomado el tiempo para entender esta raza. Son perros increíblemente sensitivos, enormemente afectivos y humorísticos. Sí, sí ven bien, esta raza tiene más de comediante que ninguna otra del mundo canino. Por otro lado, el Alaskan es un perro poderoso, y lo sabe. Equilibrado y muy resistente tanto física como psíquicamente, es un perro con una inteligencia innata extraordinaria. Rápidos en aprender, poseen reflejos agudos y a la vez se alarman rápidamente. Existen Alaskan campeones de obediencia trabajando con ciegos, y cuando no tiene que trabajar jugarán y harán fiestas y payasadas a su amo. El Alaskan tiene una personalidad tan compleja como "el cubo de Rubik". ¿Es un truhán o un santo?. Es la esencia de la simplicidad y lo directo y tiene misteriosas habilidades para comunicar a aquellos que aprendan el lenguaje de estos reyes caninos. Quiero remarcar que el Alaskan, es una raza totalmente sin engaños, y que son los perros más nobles y menos rencorosos con los hombres que existen. Insisto en que no es una raza de perros hecha por el hombre, sino una cuyos ancestros vivían en la noche de los tiempos. Y esto nos lleva a otra de las características de esta raza: su instinto de caza. Son muchas las leyendas sobre el instinto cazador y el fino olfato del Alaskan. Los conductores antiguos contaban muchas experiencias de perros que encontraban el camino cuando el "musher" estaba perdido, pues son perros con gran sentido de la orientación; y también de tiros de perros que de repente cambiaban el rumbo cuando olían al oso o al alce, dejando al guía desesperado. Son perros pescadores y cazadores y causaban grandes problemas en zonas de ovejas y cabras. Esto nos lleva a la comida. Son perros glotones, pero, eso sí, muy limpios. Comen rápidamente y no juegan con le agua. A veces se limpian lamiéndose como los gatos, y si tienen oportunidad se revolcarán en la hierba o en la nieve para limpiarse. Es un perro que no despide olor. También debe tenerse en cuenta que el Alaskan tiene muda semianual, pero el resto del tiempo pierde muy poco pelo. Y por último, un consejo: rechace los Alaskan tímidos, pues son inaceptables y pueden ser peligrosos. La timidez es una maldición en todas las razas caninas, aunque, por fortuna, es rara en el Alaskan y no siempre es culpa del criador, pues hay propietarios que cogen al cachorro y lo tienen siempre encerrado o atado. Saque a su cachorro de paseo con la correa, campo, calles, tráfico, gente, etc., que se sociabilize y se acostumbre a todo.

COLORES Y PIGMENTACIÓN EN EL ALASKAN MALAMUTE

El Alaskan Malamute, según su standard, debe tener siempre el color blanco en la cara, patas y abdomen. En lo que se refiere a la capa, pueden ser varios los colores del pelo, pero pueden reconducirse a los siguientes: gris (con sus diversas tonalidades que generan denominaciones distintas), negro, blanco (es el caso de los ejemplares totalmente blancos) y rojo. Todos ellos son colores aceptados en la raza. Conocer el color de la capa de los antepasados de nuestros perros es importante, principalmente a la hora de criar con el mismo, y es por ello por lo que en los pedigrees americanos se indica el color de cada ejemplar con unas abreviaturas determinadas. Pero es necesario conocer uno a uno cada color; qué problemas y qué ventajas comporta. Negro: El Alaskan Malamute negro y blanco es bastante habitual, pese a que muchos ejemplares de los que se dice negros y blancos son en realidad una modalidad del gris. El perro negro tiene el pelo exterior y el subpelo negros. Se caracterizan principalmente por su excelente pigmentación. La pigmentación de labios, trufa y párpados debe de ser negra. Blanco: Poco habitual, pese a ser el único color total aceptado en la raza. Pueden sufrir, y de hecho es habitual que sea así, problemas de pigmentación en el caso de los ejemplares que son producto de un cruce poco afortunado. Su pigmentación debe ser negra. A menudo puede apreciarse una pequeña evidencia de máscara en color crema. Rojo: Pese al hecho de su general aceptación , el estándar no lo contemplaba expresamente hasta su inclusión en las modificaciones aprobadas por el A.M.C.A. en agosto de 1993. En este caso debemos distinguir entre dos colores el rojo y el marrón. La diferencia es difícil de explicar en palabras. El rojo es más claro y más luminoso que el marrón. Y debemos tener muy en cuenta que los ejemplares rojos o marrones tienen una pigmentación acorde con el color de su pelo, es decir, marrón. Los labios, trufa y párpados serán de color marrón. No deben evidenciar ningún factor negro. Gris: Hemos dejado para el final el color más habitual en la raza. El Alaskan Malamute Club Of América ha definido muchas variedades del color gris. Son las siguientes: Gris Lobo: Pelo exterior gris con subpelo gris claro, crema o blanco. El perro definitivamente es gris pese a que pueden darse algunos reflejos negros en la línea dorsal. Ninguna evidencia de coloración roja. Foca de Alaska, o falso negro, Pelo exterior negro o con las puntas negras, pero con el subpelo blanco o crema. De lejos el perro parece negro, pero realmente no lo es debido al subpelo claro. También se le ha denominado "gris carbón". Gris Plata: Pelo exterior gris claro y subpelo blanco. Arena (sable): "Wolf Sable". Pelo exterior negro o gris con subpelo rojizo y pinceladas rojas. Son muy evidentes tanto los factores negros como los rojos. Finalmente se llaman "trimmings" las pequeñas sombras o pinceladas de color oro, crema, marrón o rojizo que se encuentran habitualmente en las patas, orejas, cola y cara, e



Características generales

Es la raza de mayor tamaño entre todas las nórdicas: un poderoso perro de trineo, muy difundido en los Estados Unidos y en el Canadá. Fiel e inteligente, dócil y afectuoso, adquiere un cariño casi morboso hacia su amo, aunque ésta sea una característica común a todas las razas de trineo. Es un perro muy limpio que carece prácticamente de olores y, a pesar de su talla, puede incluso vivir dentro de la casa no olvidando sin embargo, que debe disponer de amplios espacios donde moverse libremente. El Malamute de Alaska es un perro poderoso, de óptima construcción, sólido y fuerte. Su potente estructura, le permite tirar del trineo con grandes pesos a lo largo de trayectos interminables. Por lo tanto, deben descartarse aquéllos ejemplares delgados, con dorso poco sólido o que carecen de una adecuada musculatura. Se desplaza con gran altivez, llevando la cabeza erguida y la cola ligeramente enrollada sobre el dorso. De gran importancia es su capa, provista de pelo abundante y apretado y subpelo lanoso, untuoso al tacto y tan cerrado que no deja ver la piel: con tal protección, este perro vive perfectamente al aire libre con temperaturas muy bajas, donde puede cubrir distancias comprendidas entre los 70 y los 90 km. diarios (se calcula que en el transcurso de un largo invierno polar, está en condiciones de recorre más de 15.000 Km.) Sustituido parcialmente por sofisticados equipos mecánicos, sigue realizando, sin embargo estas actividades, sobre todo en carreras de trineos que en los Estados Unidos y en el Canadá son muy numerosas y seguidas con vivo interés por nutrido público de apasionados y también de conocedores.

ORIGEN:

El origen de casi todas las razas nórdicas, se encuentra en el antiguo lobo boreal y en el "Perro de las turberas". La primera aparición de estos excelentes auxiliares del hombre se remonta a casi dos milenios, tomando su nombre de las diversas tribus de pueblos polares con los cuales vivían. Fueron por lo tanto los "mahlemutes" quienes dieron el nombre a esta raza, que se desarrolló especialmente en Alaska. Por su fuerza y potencia, los Malamutes de Alaska, tomaron parte en numerosas expediciones polares (tanto en el hemisferio boreal como en el austral), tirando del trineo con enormes cargas, recorriendo grandes distancias. Un ejemplar de esta raza aparece como protagonista, en empresas extraordinarias, también en novelas de Jack London y cuentos de Rudyard Kipling. Llevados a los Estados Unidos por los exploradores polares, tuvieron de inmediato un notable éxito, hasta el punto de difundirse con gran rapidez. Sucesivamente, fueron conocidos también en Europa, donde encontraron de inmediato una gran acogida por parte de muchos apasionados que lo crían con gran esmero y no es difícil verlo vencedor absoluto de todas las razas, en las exposiciones caninas más importantes.

CARACTER:

Debido a su ascendencia atávica, este perro está acostumbrado a la vida en grupo muy jerarquizada, y al respeto al hombre. Un malamute en nuestro hogar tomará un cariño rayano en la adoración por su amo y familia, que sustituyen en su psiquis al jefe, al amo y a la madre.

ESTANDAR:

Altura y peso. Alzada a la cruz óptima: machos 63,5 cm., hembras 58,5 cm. Peso: machos 38,5 kg., hembras 34 kg. Cabeza. Ancha y potente. Trufa negra. Labios finos. Hocico ancho y macizo, que disminuye ligeramente en anchura hacia la trufa. Cráneo ancho y levemente convexo entre las orejas y que se afina hacia los ojos, redondeado a la altura de las mejillas. Leve surco frontal. Ojos. Marrones, almendrados, situados oblicuamente sobre el cráneo. Orejas. Pequeñas en proporción al cráneo. Mitad superior triangular pero con la punta levemente redondeada. Bien distanciadas e implantadas en el extremo posterior del cráneo. Cuerpo. Pecho profundo y vigoroso. Tronco robusto pero no demasiado corto. Dorso recto, levemente caído de los hombros a los muslos. Costados musculosos. Cola. Inserta sobre la línea de la espina dorsal. Cuando está en reposo el perro la lleva sobre el dorso. Extremidades anteriores. Casi verticales vistas de lado, fuertes de osamenta y musculosas. Hombros de angulación media. Extremidades posteriores. Muslos anchos, fuertes y excepcionalmente musculosos. Patas moderadamente anguladas. Corvejón ancho y grueso, ligeramente plegado. Pueden tener espolones que deben amputarse. Pies. Anchos y compactos con dedos apretados y arqueados. Almohadillas plantares gruesas y sólidas. Uñas fuertes y cortas. Existe una capa protectora de pelo entre los dedos. Pelaje. Pelo exterior sumamente abundante y apretado, no muy largo y bastante áspero. Más largo sobre el cuello, donde forma un apretado collar y sobre la cola. Subpelo muy apretado, lanoso y untuoso al tacto. Caída del pelo en verano, estación en la cual el pelaje es más corto. Capa. Del gris claro al negro, con manchas blancas sobre el hocico, sobre las extremidades y en la parte inferior del cuerpo.

CUIDADOS DIARIOS:

El cuidado del pelaje y de la piel, consiste en un cepillado diario que permite airear el apretado subpelo y eliminar restos vegetales y celulares, así como también en respetar una dieta precisa y en mantener la perrera en óptimas condiciones de higiene.

CON EL VETRINARIO:

Amputar los espolones de las extremidades posteriores, si los hubiera, a los 3-5 días de edad