Make your own free website on Tripod.com

LAS PRIMERAS ETAPAS

Se debe establecer unas pautas fijas para los horarios de comida y otras actividades de los perros.

¿QUE CLASE DE ADIESTRAMIENTO NECESITARÁ MI CACHORRO?

A menudo, el adiestrammiento es visto como una actividad un poco aparte que le imparte el dueño a su perro. De echo, el adiestramiento puede ser valioso para ambos, sirviendo para estrechar la relación entre el perro y el dueño. Un perro que esté adiestrado es menos probable que corra salvajemente a través de la carretera, en sentido contrario a los coches, que un perro que no esté adiestrado. Los perros son animales de jauría que cuidan de su líder y son capaces de entrenar de firme; con las razas; con las razas más dominantes, sobre todo, evitaremos problemas conductistas, ya que el perro reconocerá su papel subordinado y no discutirá la posición de su dueño. Por lo tanto, está claro que para conseguir el mayor placer de ser propietario de un perro, debe adiestrarle bien desde el principio. Los perros jóvenes son más sensibles al adiestramiento y éste puede empezar tan pronto como el cachorro llegue a casa.

Existen ciertas normas de conducta básicas que el perro debe aprender. Ante todo debe inculcársele limpieza, enseñádole a salir fuera cuando quiera hacer sus necesidades. Dentro de la casa debe aprender a no estropear los muebles ni saltar por encima de las camas. El perro joven debe responder a su nombre y saber reconocer a los miembros de la familia sin mostrarse agresivo ni con ellos ni con las visitas.

Fuera de la casa, el perro joven debe aprender a volver cuando se le llama, pasear devidamente con una correa sin tirar de ella, quedarse sentado cuando se le ordene y no enfrentarse con otros perros. No debe ponerse de pie sobre la gente, ni entrar en los campos donde halla otros animales (especialmente ovejas) ni en aceras que estén sucias. En conjunto, el adiestramiento tendrá éxito sólo si el perro responde sin vacilar.



ADIESTRAMIENTO BÁSICO

El que el adiestramiento tenga éxito depende de una larga serie de repeticiones y de elogiarle cuando una orden ha sido obedecida correctamente.

1.VENIR A LA LLAMADA

2. ANDAR JUNTO AL DUEÑO

Ataremos al perro con una correa regulable, de dos metros de longitud, y paulatinamente le enseñaremos a andar junto a nosotros sea cual sea el ritmo o la dirección del paso.

La posición de partida es siempre la misma: a la izquierda. El perro, pues, está sujeto lo más corto posible y a la izquierda de su amo. Nos situaremos de forma que a la izquierda del perro haya un muro o pared que seguiremos para impedir que el animal se aleje. En el caso de que quiera hacerlo presionaremos su cuerpo con la rodilla contra la pared sin detener la marcha. Seguramente, por muy dócil que sea nuestro perro, intentará adelantarnos o retroceder. En estos casos actuaremos de la siguiente forma:

* Si se adelanta colocaremos nuestro pie derecho en la ingle, cruzándolo por detrás de nuestra pierna izquierda, con el fin de trabar su paso.

* Si se atrasa, efectuaremos un simple tirón sobre la correa, hasta conseguir que su morro venga a la misma altura de nuestras rodillas.

No debemos obligar al perro mediante tirones, gritos o enfados. Se necesita paciencia, cariño y "tozudez". Si el perro intuye que tiene posibilidades de eludir la orden lo intentará siempre. La voz de mando ha de ser una sola. La palabra "FUSS", que aplicaremos en este caso, será dicha al principio del ejercicio y sólo una vez, ya que no debemos acostumbrar al animal a obedecer a la segunda o tercera voz.

El perro debe saber que cuando empieza el ejercicio está sometido a obedecer hasta que acaben las órdenes y consiga su recompensa. Una buena medida es atar al can con la correa sólo durante el ejercicio para que relacione la correa con la obediencia. Las clases no durarán más de media hora. Una buena distribución es media hora por la mañana y media por la tarde. Luego podrá jugar, saltar... Se aconseja que la recompensa no sea siempre una golosina (carne, galletas), pues no puede existir un perro en forma si come a todas horas. Con algún juguete y demostrarle nuestro cariño le basta y le sobra para su entrega total.

3.ORDEN DE SENTARSE

Una vez habituado nuestro can a seguirnos, le enseñaremos a sentarse. El método más conocido era el de presionar con la mano el lomo del animal hasta que se éste se sentase. Existe un método más efectivo pero requiere cierta práctica. Situando al perro a nuestra izquierda, como es habitual, proceremos (igual que hicimos cuando le enseñamos "fuss") a presionar la grupa del animal con el pie derecho, de forma que éste no sabe qué es lo que ha producido la presión, ya que no ve, como en el método anterior, nuestra mano. Esta presión irá acompañada de la palabra "SITZ". Una vez se haya sentado nos alejaremos obligándole a quedarse quieto y sentado. Seguramente intentará levantarse, así es que necesitaremos grandes dosis de paciencia. No hay que desilusionarse si el primer día no responde, seguramente el segundo, cuando haya olvidado las presiones del primer momento de clase, nos dará la sorpresa de obedecer.

Con el tiempo el animal se acostumbrará al ejercicio y podremos alejarnos cada vez más hasta darle la espalda.

4.ORDEN DE ECHARSE

Si queremos enseñar a nuestro amigo a echarse, la palabra que utilizaremos es "PLATZ". Para este ejercicio, una vez colocado el perro a nuestra izquierda, pasaremos la correa por delante de nuestro pie izquierdo, y a la voz de "platz" presionaremos con el pie sobre ella hasta obligarle a que se eche. No hay que hacerlo violentamente, pues el ejercicio consiste en mantener la cabeza ergida y las patas paralelas, no en aplastar en el suelo el cuerpo y la cabeza. Si intenta levantar el trasero presionaremos con la mano en el lomo sin violencia, siempre tranquilizándolo. Recordemos que no debemos felicitarlo en posición echado si hace bien el ejercicio, pues tenderá a levantarse buscando la mano que le acaricia. Cuando haya efectuado la orden le diremos que se siente y entonces lo premiaremos.

Una vez echado debemos enseñarle a permanecer quieto, por lo tanto nos alejaremos "tranquilamente" dándole la espalda. Digo "tranquilamente" porque la fina percepción canina capta el nerviosismo o la inseguridad de su amo y no obedece de la misma forma. Es aconsejable contar con la ayuda de uno o dos amigos para que, una vez dada la orden de echarse, pasen por su lado haciendo ruido y moviendo objetos. El perro tiene que hacer caso omiso de ellos.

5.EJERCICIO DE ALTO

6.EJERCICIO DE EN PIE

7.SALTAR A LA ORDEN

Este ejercicio no es, obviamente, para enseñar al perro a saltar porque evidentemente sabe hacerlo. Se pretende acostumbrarle a saltar a la orden.

Comenzaremos con alturas pequeñas. Atado el perro a la correa y situado a nuestra izquierda, empezaremos una pequeña carrera y al llegar al obstáculo saltaremos emitiendo la palabra "HOP". El can forzosamente saltará también. Repetiremos el ejercicio varias veces. Cuando veamos que haya asimilado la orden, repetiremos el ejercicio con la correa suelta y obligándolo a saltar sin nosostros. Si no obedece nos situaremos detrás de la valla llamándolo y tirándole de la correa. Una vez haya saltado le recompensaremos no con golosinas sino dando algunos saltos pr el campo o con su juguete favorito.

8."APORT" Y SALTO

9.LADRAR A LA ORDEN

10.RECOGER UN OBJETO DEL SUELO

***ADIESTRAMIENTO CIVIL***

Es el que el propietario aplica a su perro si quiere que éste posea una obediencia básica, en otras palabras, lo que denominamos "buenos modales" y, al mismo tiempo, aporte a su dueño una defensa personal que le ayude a solucionar ciertos problemas derivados de la delincuencia social.

En cuanto al primer aspecto la obediencia debe ser muy estricta si queremos que se cumplan unas normas de convivencia como que el perro no haga sus necesidades en la casa o que respete a las personas que temen o no le gustan los perros y que realice ejercicios básicos como acudir a la llamada, sentarse, tumbarse, caminar con o sin correa, quedarse quieto,etc.

Para la realización de estos ejercicios la mejor opción es seguir estas tres fases:

A) Internar al perro en una escuela de adiestramiento.

Esta primera fase es, si cabe, más costosa emocionalmente para el dueño que para el mismo perro, pues le cuesta separarse de la convivencia con su can. Hay gran diferencia de actitud ante el entrenamiento entre el perro que vive en casa y el que está en residencia. Al primero, acostumbrado a vivir sin obligaciones, le parece tediosa e incluso una "tortura" la sesión diaria de adiestramiento, pues aunque no se utilizan elementos de castigo sí existe el trabajo obligado como único método para que obedezca a las órdenes en situaciones difíciles. Por el contrario, el perro que está en perreras, pasa e una situación desagradable, como es estar encerrado a trabajar en un pista, con lo que la acción de aprender se convierte en algo positivo y la disponibilidad de este can para el aprendizaje mejora.

B) Adaptación del perro y el dueño. Trabajo en lugares nuevos.

Esta segunda fase es fundamental si queremos tener éxito en nuestra empresa. Si el dueño no interviene el fracaso es seguro. Para que exista entrenamiento debe haber una conexión entre el dueño y su perro, pues éste no es una máquina que se programe para obedecer. El can necesita tres cualidades básicas en su amo: AFECTO, AUTORIDAD Y COMPRENSIÓN. Por ello el adiestrador debe ser, además de un profesional, un buen psicólogo para saber enseñar al dueño a relacionarse, dominar y comprender a su perro.

C) Adaptación del animal al lugar en el que vive.

Esta tercera fase consiste en condicionar al perro a que obedezca en su lugar habitual. El animal tiende a identificar la pista o alrededores de la escuela como lugares de trabajo, mientras que su casa lo considera lugar de descanso. Por tanto esta última fase es crucial para obtener buenos resultados pues de nada nos sirve que el perro relacione su obligatoriedad a obedecer con lugares concretos en los que seguramente no volverá a estar. En esta fase, las sesiones de adiestramiento se harán en contextos reales. El perro tiene que obedecer a la orden de permanecer quieto, por ejemplo, en la puerta de un establecimiento y no debe ceder ante estímulos de distracción como la aparición de un gato o de otro perro.

La llamada debe ser efectiva y el can debe acudir siempre aún cuando estén presentes altos niveles de dificultad. Si no es así se hace uso del collar electrónico o de un método más rudimentario el "tirachinas".

El primero consiste en una descarga eléctrica que se produce cuando el perro no ejecuta una orden de llamada que previamente ha sido enseñada y se niega a obedecer. Este método tiene detractores y partidarios. Los primeros no aceptan el uso del collar pues produce dolor en el animal y no les falta razón, los segundos creen que aunque esto es cierto, es un mal menor. En perros perseguidores de otros es a veces mejor someterles a dos o tres descargas para toda una vida que ser atropellado por un camión o una pelea fatal. Por supuesto este método sólo puede ser utilizado por un profesional con experiencia, de lo contrario se puede convertir en un elemento neurotizador.

El método del tirachinas consiste, como su nombre indica, en "tirar una china" al perro si no obedece a la llamada. Este método es más rudimentario pero igual de efectivo que el collar. Hay quien lo rechaza pues se necesita tener muy buena puntería para no dañar alguna parte vulnerable del animal.

Lo que es cierto es que para adiestrar a un perro es necesario el uso del condicionamiento por recompensa, pero no como único método, como defienden los británicos en sus campañas comerciales. Éste sólo vale en situaciones fáciles. Pero qué ocurre ante una situación difícil en la que los estímulos externos son más atrayentes para nuestro can que la recompensa que le ofrecemos. ¿Cómo puede acudir a la llamada un perro que persigue en carrera a un gato o a una perra en celo?

El método de la recompensa debe utilizarse al principio del entrenamiento para enseñarle el ejercicio al perro. Se pueden utilizar refuerzos como caricias, comida, juguetes,etc. La actitud del perro sin el método de la recompensa tiende a convertirse en triste, sumisa e inhibida.

En cuanto a la parte correspondiente a la defensa, el perro de defensa civil debe ir motivado en un 70% por su instinto de defensa y en un 30% por el de presa. Un perro que invierte los porcentajes, es decir que su ataque es llevado por un instinto de presa más que por el de defensa, es un perro que sólo muerde al movimiento y no lleva carga agresiva suficiente para afrontar las adversidades de una determinada situación. Los perros deportivos están adiestrados para dirigir su agresión a la manga y al figurante, no es el instinto de defensa lo que les mueve. Por ello es conveniente no utilizar en el trabajo civil las tradicionales mangas de adiestramiento(propias del terreno deportivo) pues condicionan excesivamente al animal. Lo mismo ocurre con los trajes integrales.

ESPECIAL ROTTWEILER

Adiestrar a un Rottweiler en defensa civil no es difícil, pero debemos tener cuidado en no exigirle demasiado cuando es joven porque aquellos perros que han sufrido un adiestramiento precoz suelen ser peligrosos en la madurez. Tener un Rottweiler adiestrado en defensa civil es una gran responsabilidad, así es que aquellos que sean agresivos o excesivamente impulsivos,desequilibrados, inconscientes o simplemente despreocupados deberían abstenerse de entrenar a un Rottweiler en la modalidad civil.

***ENTRENAMIENTO DEPORTIVO*** (Orientado al Rotteweiler)

Posee un reglamento pues la prueba deportiva lo requiere. Cuanto más se cumpla este reglamento mayor puntuación se obtendrá en la prueba. Es un deporte tanto para el perro como para su dueño y lleva gran capacidad de entrega, continuidad y perseverancia pues los ejercicios son bastante complicados. Normalmente este deporte se realiza en los llamados Grupos de Trabajo Deportivo, aunque hay quien por falta de tiempo lo lleva a un profesional para que lo prepare. En los países germanos y nórdicos es el único adiestramiento que existe estando el trabajo civil en manos del ejército y la policía. La pruebas deportivas en las que se prepara un Rottweiler se las llama SchH (Schutz-Hund) alemanas en sus niveles 1, 2 y 3 o las IPO-RCI europeas. con idéntica ejecución e idénticos grados. La prueba consta de tres secciones: RASTRO, OBEDIENCIA Y DEFENSA.

RASTRO:

Parece increíble que el rastreo, siendo algo instintivo, se considere una sección de esta prueba. Todos los perros rastrean cuando tienen hambre. Lo único diferente es que el perro no sólo utiliza la nariz en el suelo para buscar, también ventea y mira. Estos dos últimos sentidos se tratan de evitar en el entrenamiento deportivo pues penalizan. El perro tiene que seguir un rastro por un recorrido no natural lleno de ángulos y rectas con el único medio de su olfato a través del olor depositado en el suelo por el trazador. Es una prueba muy difícil y se considera todo un arte encauzar el instinto del perro para que cometa el menor número de penalizaciones debidas al exceso de velocidad, inseguridad, pérdidas, despistes, llevar la cabeza alta o uso del venteo.

La prueba consiste en encontrar una serie de objetos depositados por el trazador y la forma de conseguirlo es siguiendo un rastro. Este rastro es el olor producido al pisar con la bota, que desprende moléculas o partículas del suelo que se pueden mezclar con el olor de la bota y que al sedimentarse dan un olor característico que se mantiene en todo el recorrido.

Para iniciar a un perro en el trabajo del rastro se suele hacer uso de la comida. Es importante dejar al perro un tiempo sin comer, dos tomas si es un cachorro o un día si es adulto, para crear un fuerte nivel de impulso. Pisaremos un terreno fuertemente, se aconseja que al principio no sea de mucha dificultad. Durante el trazado iremos colocando trocitos de comida. El perro irá aprendiendo que el olor inicial le lleva a ir consiguiendo refuerzos alimenticios. Con el paso del tiempo irán disminuyendo los trozos de comida y aumentaremos la dificultad del terreno.

No obstante es bueno saber que circunstancias favorecen o dificultan un trabajo de rastro. Favorecen la humedad, el agua en la huella (sin posibilidad de salida), la hierva de altura media sobre la de altura baja o excesivamente alta, la tierra arada fina, la huella de la bota visible...

No favorecen la sequedad del terreno, el agua haciendo torrente sobre el trazado, el viento (sobre todo si es racheado), las tormentas de lluvia, la tierra arada (cinco días aproximadamente),las tierras fumigadas o desinsectizadas, los grandes terrones de algunas tierras aradas, los desniveles del terreno...